Recreando la Receta de Oro con Sabores Lácteos

En las artes culinarias, reproducir una “receta de oro” es una experiencia única. Un chef calificado que trabaja en una cocina de vanguardia con los ingredientes de mejor calidad, utilizando sus talentos específicos, su experiencia y su creatividad para dar vida a una visión culinaria única. Una receta de oro a menudo comienza con un plato perfecto: la ejecución perfecta de la visión de un chef.

Llevar ese nivel de calidad e indulgencia que inspira a los chefs a un producto comercial, requiere cambios importantes para satisfacer los requisitos de la fabricación de alimentos a una mayor escala. Puede ser necesario reducir la mantequilla, la crema o el queso, considerados como materias primas de alto costo, con el objetivo de que el producto sea costeable para producirlo. Además, los ingredientes pueden requerir cambios para proporcionar estabilidad a través de cada etapa del proceso, empaquetado y almacenaje. Y aunque la receta de oro es a menudo única, un producto comercial es exitoso cuando ofrece la experiencia de sabor esperada una y otra vez. Por lo tanto, las recetas de oro se deben adaptar en fórmulas repetibles que ofrezcan la consistencia óptima de un lote a otro, brindando a los consumidores exactamente lo que esperan, cada vez. Todo esto tiene que lograrse sin comprometer el sabor, que sigue siendo el principal factor de decisión para los consumidores cuando eligen qué alimentos comprar, incluidos los alimentos veganos.

En el pasado, un chef podía trabajar para crear una deliciosa receta de oro, y luego entregar esa receta a un equipo completamente diferente para que la comercializara. El arte y la ciencia de la comida estaban en gran parte separados. Ahora, los centros de entrenamiento de expertos para chefs, como nuestro socio, el Instituto Culinario de Estados Unidos (Culinary Institute of America, CIA), entienden que los mejores resultados se logran cuando el arte y la ciencia se unen. Es por eso que están ofreciendo más oportunidades para que los estudiantes combinen un programa tradicional de artes culinarias con el conocimiento que necesitarán para desarrollar productos exitosos en la industria de alimentos comerciales. Los mejores fabricantes de alimentos también están uniendo a sus equipos culinarios y de comercialización, y se apoyan en sus proveedores para lograr resultados que se esperan de una receta de oro que satisfagan los objetivos de costos, proceso y consistencia necesarios.

Lograr plasmar la visión de la receta de oro en un producto comercialmente viable, sin la experiencia y las herramientas adecuadas, puede ser increíblemente difícil, pero en Edlong, ayudamos a nuestros clientes a hacerlo todos los días. Esto incluye desarrollar la comprensión entre los profesionales del desarrollo de productos alimenticios acerca de cómo pueden usarse los sabores auténticos para dar vida a un producto como la receta de oro a escala. En Edlong, muchos de nuestros proyectos se centran en ayudar a nuestros clientes a obtener estos resultados de maneras que tal vez no creyeron que fueran posible. Eso puede implicar reemplazar la intensidad (y la volatilidad del precio) de la mantequilla como materia prima con sabores que alcanzan el mismo perfil regional distintivo, pero a un costo reducido para nuestros clientes, o agregar deliciosas notas cocidas o caramelizadas en una línea de producción en lugar de una estufa, o recuperar la auténtica cremosidad y mouthfeel de los productos lácteos en una aplicación libre lácteos. Independientemente del objetivo, nuestros expertos siempre confían en nuestra extensa línea de sabores para ayudar a nuestros clientes a alcanzar el máximo de sabor a la vez que equilibran los objetivos de formulación. La capacidad de combinar el arte de las recetas de oro con la ciencia de la producción comercial de alimentos es invaluable para ayudar a los fabricantes de alimentos a satisfacer a sus consumidores.


Topics: Indulgencia culinariaSabores Lácteos

Related