La Ciencia de lo Vegano

La demanda del consumidor de productos veganos está creciendo. Un estudio reciente de Nielsen a nombre de la Plant Based Foods Association y The Good Food Institute mostró que las ventas de alternativas veganas a los productos lácteos aumentaron 20% en 2017 en comparación con el año 20161. La empresa de entrega de alimentos GrubHub2 reportó un aumento de 19% en pedidos veganos para la primera mitad de 2017 en comparación con el año anterior. Aún más revelador, de acuerdo con la firma de investigación GlobalData, 6% de los consumidores de EE. UU. ahora afirman ser veganos, frente a solo 1% en 20143.

Aun si el veganismo sigue siendo un enfoque de nicho de mercado para comer, la conciencia y los factores sociales detrás de esta tendencia, como la creciente demanda de comer mejor, la sostenibilidad y el bienestar animal, han empujado al veganismo a ser una tendencia dominante.

Estos consumidores tienden a ser más jóvenes, lo que indica que esta tendencia puede no desaparecer. Según un informe de 2018 de The Hartman Group4, la mayoría de los consumidores que han probado una dieta vegana o vegetariana, así como aquellos que han cambiado a una dieta sin lácteos/lactosa, pertenecen a la generación del milenio.

Para satisfacer las crecientes demandas de los consumidores, cada vez aparecen más alternativas veganas y más creativas en los estantes de los supermercados y en los menús de los restaurantes. The Hartman Group informó de un aumento de 25% en los lanzamientos de productos vegetarianos entre 2010 y 2016, y un aumento de 257% en las opciones veganas. Con toda esta competencia, las empresas se preguntan: ¿cómo separamos nuestros productos? ¿Cómo procesamos los alimentos en un producto estable, con una nutrición equilibrada, pero mantenemos los precios atractivos para el consumidor?

Esas son las mismas preguntas que nos hacemos todos los días en Edlong. Nos esforzamos por crear perfiles de sabores lácteos auténticos que satisfagan las demandas de nuestros clientes y sus consumidores. Nuestros saboristas son expertos en la comprensión de los componentes clave y las reacciones necesarias para reflejar esas necesidades, y elaboran fórmulas que satisfacen los desafíos y gustos del mundo real. Un ejemplo es nuestro helado vegano de vainilla.

Crear el helado vegano perfecto fue particularmente desafiante. Como dice este artículo sobre Kirsten Schimoler, la gurú del sabor de Ben and Jerry’s: “La leche puede verse sorprendentemente simple en su blancura suave y sedosa, pero en verdad es una coreografía compleja de agua, proteínas, grasas y azúcar. Cuando se convierte en helado, cada uno de esos componentes desempeña un papel”. Lo que complica el asunto más aún para nuestros científicos del sabor, no por hacer un gran helado vegano, sino para obtener un gran helado, que sea vegano.

Afortunadamente, nuestros saboristas están preparados para cualquier desafío. Seleccionan cuidadosamente los componentes del sabor para sustituir la leche y la crema, teniendo en cuenta una amplia variedad de factores y componentes, como ácidos carboxílicos, ésteres, alcoholes, furanonas y lactonas, para elaborar un perfil de sabor que imita a los lácteos. Las proteínas a base de vegetales pueden tener un sabor a frijol y granulado, además de tener características cerosas. Enmascarar estos atributos indeseables es vital para crear un producto rico, sofisticado y delicioso. Nuestro equipo no sólo experimentó con los ingredientes, sino con el equilibrio adecuado de cada uno de los ingredientes.

Los expertos de Edlong son verdaderos maestros en la elaboración de productos auténticos. Nuestro helado de vainilla vegano combina una base de coco para evitar cristales de agua helados, azúcar de caña orgánica para un revestimiento dulce y sabores lácteos naturales para crear un helado vegano totalmente libre de lácteos con una verdadera sensación de mouthfeel, y sin edulcorantes artificiales. Este helado también contiene proteína de chícharo, un ingrediente común en las alternativas lácteas que se conoce por aportar sabores residuales. Una vez que se añadieron nuestros sabores lácteos auténticos, el perfil ha aumentado significativamente los atributos de dulzor, vainilla, mantequilla, caramelizado y malvavisco, y los sabores residuales de la proteína de chícharo se enmascararon por completo.

El helado de vainilla es sólo uno de una lista casi interminable de productos que se pueden hacer para satisfacer la creciente demanda de los consumidores veganos. En Edlong, hemos creado más de 250 sabores auténticos sin lácteos en todas nuestras categorías de sabores. Cada uno ayuda a desarrollar la riqueza, el mouthfeel, y el sabor auténtico de los lácteos que a menudo se pierden en las formulaciones sin lácteos.

Otro ejemplo tentador de un sabroso postre vegano es nuestro Edlong Vegan Praline Blondie. Hemos capturado el sabor rico, dulce y suntuoso de un blondie de praliné con ingredientes como garbanzos y camotes. Las nueces tostadas y los sabores de azúcar morena capturan deliciosamente el sabor de este postre sureño.

Durante más de cien años, Edlong ha estado perfeccionando el sabor de los productos lácteos. Sabemos que los consumidores actuales, que tienen una inclinación por productos sin lácteos y veganos, exigen mejores alimentos. Para saber cómo podemos ayudarlo a superar los desafíos de hoy, contáctenos.

1. Informe de ventas de alimentos basados en plantas, septiembre de 2017
2. Análisis de datos de mediados de año de Grubhub, julio de 2017
3. Principales tendencias en alimentos preparados, julio de 2017
4. The Hartman Group: Informe vegano y sin lácteos; enero de 2018


Topics: Dairy- Free/ Sin LácteosEnmascarantes y MouthfeelPostresSabores LácteosVegano

Related